Napoléon en Egipto

Nadie podrá negar que la historia de la humanidad no ha sido lineal ¡más altibajos que una montaña rusa ha sufrido! Por eso, Trogli ha llegado, estamos aquí para que los follones sean más divertidos, porque no os creáis, toda película con dinosaurios, mejora.

Existen momentos de inspiración en esta vida en los que se proclama alguna frase histórica, de esas que leemos en los libros de texto. En esta ocasión os contaremos que hace unos cuantos años, Napoleón Bonaparte, se desplazó a la conquista de Egipto, como paso previo a la aventura de acomodarse en la India, y así desplazar de aquel lugar a los británicos, porque no existe mejor placer que el de hacer mover el culo al enemigo.



Web

Tal fue la audacia de Napoleón, que aun sabiendo de la resistencia que se presentaría ante él, subió a un barco a unos cientos de soldados, tantos como para cubrir un estadio de fútbol de tamaño medio, así como a unos cuantos científicos con los que comenzó a cruzar el Mediterráneo.

El desembarco fue placentero para Napoleón y su tropa, aunque la cosa pronto se pondría difícil, sobre todo al llegar a Alejandría, donde se ve que a algunos se sintieron algo molestos con la idea de que aquellos franceses les fueran a expulsar de tan placenteras tierras. La única solución alcanzada fue el pacto; si te cedo aquello, te vas de este desierto que es mío, etc, y así hasta que finalmente pudieron reemprender su viaje ¡Next stop, El Cairo! Teniendo en cuenta que nuestros viajeros venían acalorados de unas batallas que habían tenido con los italianos, cruzar el desierto en pleno verano no era la opción más apetecible. ¡Menuda tortura les esperaba!

WebSi la travesía por el desierto fue complicada ¡no os queremos ni contar si le añadimos la presencia de los mamelucos! Estos esclavos, convertidos posteriormente en guerreros, se enfrentaron a Napoleón el 21 de julio de 1798 en Embada, una aldea cercana a El Cairo con unas vistazas impresionantes. Con la misión de motivar a sus chicos y dar más visibilidad histórica a la contienda después de haber sufrido tantos males, Napoleón gritó la famosa arenga que os relatamos a continuación…

viñeta 1

viñeta 2

viñeta 3



viñeta 4

viñeta 5

viñeta 6

viñeta 7 bis

Finalmente la batalla duraría lo que se dice un telediario, porque los mamelucos eran más pero peor organizados y los franceses les vencieron sin apenas despeinarse, es decir, en un par de horitas todo arreglado.

4 thoughts on “Napoléon en Egipto”

  1. Muchas gracias, nos encanta haber aportado algo de “sabiduría” a nuestra manera😊😊😊 Te esperamos en próximos posts

  2. ¿Por qué no existía este blog en mis años de instituto? Si no llega a ser por Dino, no habría descubierto el porque de ¡SELFIEEEE! Grandes ❤️

  3. La de exámenes de historia que te habría salvado. Nos encanta que te guste nuestro blog. Muchas gracias por tu comentario y esperamos verte más veces por aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.




Redes sociales de los cómics

Personajes

Tienda online